El portal de los estudios de comunicación desde 2001

Edición en español

Edició en català Edição en português

Dossiers

ISSN 2014-1475

La zozobra de la masculinidad en la edad líquida

Hernando C. Gómez Prada reseña el libro de Francisco A. Zurian (coord.) “Diseccionando a Adán. Representaciones audiovisuales de la masculinidad” (Madrid: Editorial Síntesis, 2015).

 

Este libro, pionero y necesario, nos adentra en el paradójicamente poco conocido mundo de la representación masculina. El sistema patriarcal en el que vivimos se halla inmerso en extraordinarios cambios que es necesario afrontar desde el mundo académico. Ya desde los años 70, con la aparición del ensayo Visual Pleasure and Narrative Cinema de Laura Mulvey, las mujeres comenzaron un camino emancipador sobre su representación audiovisual que abriría las puertas a nuevas investigaciones al presentar un proceso heurístico que, tras muchos conflictos y diversas olas, ha llegado hasta nuestros días reforzado debido a que nos encontramos en una sociedad audiovisual donde la representación es parte misma de la realidad.

La utilización del término paradójico no es aleatoria, el hombre ha sido el constructor de la realidad, responsable de la imagen de la mujer como objeto, ha creado un mundo audiovisual falocrático, dominado por el macho patriarcal, donde sin embargo nunca se ha representado a sí mismo más allá del estereotipo, de la masculinidad normativa y de la virilidad entendida como dominación y como discurso hegemónico. El hombre no se ha mirado a sí mismo, no se ha analizado y no ha sabido (o no ha querido) darse cuenta de que dentro de las reglas del patriarcado es sólo una marioneta, no es libre, vive atado a una muy pesada y “demasiado sólida” (utilizando la terminología de Zygmut Bauman) normatividad que lo ahoga y lo asfixia, y que lo está hundiendo hasta el fondo en la modernidad líquida en la que nos encontramos inmersos.

El texto comienza con un prólogo de Román Gubern, catedrático emérito de la Universidad Autónoma de Barcelona y referente en el mundo académico audiovisual por sus aportaciones al conocimiento del cine, que pone de relieve la importancia y la novedad del texto en la bibliografía española.

A continuación, Francisco A. Zurian explica en la introducción el proceso de selección de los textos que componen la obra. El coordinador de la publicación hace hincapié en la doble evaluación ciega por pares (peer review) y expone la evolución del libro desde el “IV Workshop Internacional de Investigación: representaciones de (nuevas) masculinidades por la igualdad”, organizado en el año 2013 por el Seminario Interuniversitario Permanente de Investigación “Género, Estética y Cultura Audiovisual (GECA)”, del que él es director.

El libro se divide en doce capítulos con estructuras diferentes. En el primero, Francisco A. Zurian comienza estableciendo las pautas de la representación audiovisual de las (nuevas) masculinidades a través del estudio de caso del audiovisual mainstream norteamericano. Zurian subraya la crisis de los valores tradicionalmente adjudicados a la masculinidad por el patriarcado y realiza un recorrido histórico por los nuevos tipos de masculinidad.

En el segundo capítulo, el hispanista Paul Julian Smith insiste en la crisis de la masculinidad. Este autor se centra, como estudios de caso, en La piel que habito (Pedro Almodóvar, 2011) y Las Aparicio (Argos Comunicación, 2010), una película española y una telenovela mexicana respectivamente, para analizar las nuevas representaciones que aparecen en ambos países, audiovisualmente unidos por una fuerte representación heteronormativa.

En el capítulo tres, la historiadora Julia Tuñón Pablos realiza un interesante ejercicio académico. Centrándose en la representación de la mujer en el cine, habla del deseo masculino a través del uso de muñecas sexuales en distintas secuencias y ahonda, por tanto, en el mundo del fetichismo.

A continuación, en el cuarto capítulo, la doctora de la Universidad de Leipzig Uta Felten expone las masculinidades ambiguas a través de la representación de lo masculino en lo literario (Proust) y lo audiovisual (Passolini y Almodóvar). Con ejemplos gráficos, la autora relaciona las imágenes audiovisuales con referentes de otras artes y decodifica los planos para acercarnos así a nuevas lecturas transgresoras que reescriben de manera subversiva los discursos patriarcales.

En el quinto capítulo, el profesor de la Université Lumière-Lyon 2 Jean-Claude Seguin nos descubre el mundo de los latin lovers, expresión nacida a finales del siglo XIX, que nos habla de nuevo de las ambigüedades de la masculinidad. A través de un arduo trabajo de arqueología cinematográfica, el autor nos muestra el mundo de la industria cinematográfica de Hollywood de los años 20 donde la figura del latin lover va a poner en tela de juicio las representaciones estereotipadas de la masculinidad en la pantalla.

En el capítulo sexto, la doctora de la Universidad de Burgos Isabel Menéndez nos muestra un ejemplo de la masculinidad no hegemónica tomando como estudio de caso The Hunger Games (Gary Ross, 2012), una película de la cultura popular, que -según la autora- pone en cuestión el arquetipo fálico prototípico del cine de los años 90 del siglo XX. Menéndez hace un análisis de los personajes masculinos del film y subraya que este ejemplo cinematográfico ofrece una clara revisión y subversión de los roles de género.

En el capítulo firmado por el doctor de la Humboldt-Universität zu Berlin Dieter Ingenschay, tras una introducción dedicada al estado de la cuestión de las masculinidades, se analizan los modelos de masculinidad y estética narco en el cine a través del estudio de caso de Sin Nombre (Cary J. Fukunaga, 2009). El autor presenta la “estética” narco a través de un estudio bibliográfico para a continuación analizar el film resaltando los temas principales, como la violencia o los tatuajes que -a juicio de Ingenschay- constituyen ejemplos de la pervivencia del machismo en las nuevas masculinidades.

El doctor de la Universidad Clark Marvin D`Lugo analiza en su texto el personaje de Chico en la película de animación de Fernando Trueba y Javier Mariscal Chico y Rita (2010). A través de un novedoso análisis de la música y las nuevas identidades, el autor nos habla de las masculinidades amenazadas y propone una visión simbólica del film como relato ficcional que marca trayectorias geográficas de migraciones reales y de exclusiones.

A través del análisis de los personajes masculinos de la serie de televisión Boardwalk Empire (HBO, 2010/2014), Manel Jiménez Morales, doctor de la Universidad Pompeu Fabra, nos muestra los nuevos sentimientos de los personajes masculinos, nuevas masculinidades, y cómo el patriarcado, el imperio de los fuertes, impide al hombre mostrar su debilidad y lo amenaza. En estas nuevas series televisivas aparece el hombre patriarcal erosionado, que lucha contra la masculinidad hegemónica. El autor del noveno capítulo acaba demostrando que esta serie es un ejemplo evidente de este cambio fundamental.

A continuación, los profesores de la Universidade Federal de Minas Gerais Bruno Souza Leal y Carlos Magno Camargos Mendoça nos llevan en el décimo capítulo a las arenas -metafórica y realmente hablando- donde los juegos de violencia simbólica se han disputado a lo largo de la historia, pero también a la arena del espectáculo donde ocurren los combates de los medios de comunicación. Siguiendo los estudios sobre la masculinidad del filósofo francés Daniel Welzer-Lang, los autores subrayan los juegos de símbolos, imágenes y gestos con los que se escenifican las representaciones de la homosexualidad en el cine y en la publicidad.

En el capítulo decimoprimero, Helena Medina nos presenta la construcción de la masculinidad en la ficción televisiva a través de tres series españolas: 23F: El día más difícil del Rey (TVE, 2009), Aquí no hay quien viva (Antena 3. 2003/2006) y La que se avecina (Telecinco, 2007/actualidad). En este capítulo se analizan las trampas y contradicciones que el patriarcado opera contra el hombre. Además de la masculinidad hegemónica, la autora subraya el análisis de las nuevas masculinidades y la inversión de roles que se produce en el tratamiento de forma conservadora, conceptualmente hablando, de las parejas homosexuales que aparecen en las series.

El libro se cierra con un texto del doctor de la Universidad Pompeu Fabra David Moriente, quien aborda la construcción visual de los héroes en el cine de acción norteamericano, desde finales de los años 80 del siglo XX hasta la actualidad. Moriente destaca la hipermasculinidad de los protagonistas de estos films (Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis…) y cómo se ha producido, a través de la práctica audiovisual, un trasvase de esta normatividad sexual hacia imaginarios subversivos con figuras alternativas como andróginos o transexuales, reescribiendo los films de acción y adecuando sus protagonistas a una narrativa posmoderna poniendo como ejemplo los films The Matrix (Lana y Andy Wachowski, 1999) o Liquid Sky (Slava Tsukerman, 1983).

En mi opinión, este libro es una herramienta necesaria para aprehender y aprender a no zozobrar como hombres en la nueva modernidad fluida, recorre de forma introspectiva el camino de la representación a través de la imagen como medio de comunicación, forma de representación y objeto de uso en la práctica, evidenciando la necesidad del análisis de las nuevas masculinidades debido su repercusión. Nos encontramos ante un nuevo referente, una nueva y atrevida lectura desde la academia que, consciente y deudora de los métodos epistemológicos, analiza y disecciona (como el título indica) la representación del hombre catódico líquido.