El portal de los estudios de comunicación desde 2001

Edición en español

Edició en català Edição en português

Dossiers

ISSN 2014-1475
  "Se debe investigar para intervenir en los procesos de interacción de los receptores con los medios para que éstos resulten educativamente provechosos"

Entrevista a Guillermo Orozco Gómez (México), Catedrático Unesco de Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona 2000-2001.

  "Los estudios culturales no están destinados a producir más dinero, sino a hacer más rentables las inversiones del Estado en materia cultural"

Entrevista a Marcelino Bisbal, Universidad Central de Venezuela. El profesor Bisbal ha dirigido revistas sobre comunicación en Venezuela y forma parte de consejos editoriales de diversas publicaciones latinoamericanas, así como también de organizaciones internacionales dedicadas a la investigación en comunicación y cultura. Es miembro de la Fundación Centro Gumilla, Centro de Investigación y Acción Social (CIAS) de la Compañía de Jesús en Venezuela (Jesuitas).

  "Hay que reconocer la diferencia y ver qué se puede hacer con ella"

Entrevista a Néstor García Canclini. La globalización imaginada, la globalización creada o las culturas locales en un mundo globalizado son algunas de las reflexiones que hace en esta entrevista Néstor garcía Canclini, teórico de la comunicación y renovador de la disciplina. El autor, argentino afincado en México desde hace años, se refiere a sus preocupaciones sobre la uniformazación de un mundo que descalifica a aquellas personas que plantean que ésta no es la única manera de pensar. Canclini, que no tiene correo electrónico –"porque me saturó"– y se comunica por fax, explica que la globalización es asumida de diferente manera dependiendo del lugar desde donde se mire, se disfrute o se padezca.

  Román Gubern: Un lúcido exegeta de la cultura mediática

A los que todavía no le hayan conocido en presencia, en icono o en efigie, quizá les gustará saber que el Román Gubern que esta tarde de noviembre nos recibe en la semipenumbra de su estudio barcelonés -atestado de libros y papeles, recuerda el santuario libresco del protagonista de Auto de fe, de Elias Canetti-posee un rostro egregio, carnoso y grávido. Un rostro señoreado por dos grandes ojos oscuros y cabrilleantes que, hundidos bajo el palio de su frente robusta, se asoman inquietos, voluminosas gafas mediante, al balcón de unas mejillas tersas, sonrosadas y protuberantes.